Las “guerras de distribuciones” son un clásico de la comunidad de software libre, y suelen originar interminables flames en listas de correo. Dejando de lado los fanatismos por una u otra distribución, las comparaciones entre ellas son útiles para quienes tienen que elegir una distribución para instalar en su equipo.

En mi opinión, no existe una distribución que sea mejor que otra en todos los casos, sino que cuál es la mejor distribución en cada caso depende de las necesidades y preferencias personales.

Hace poco encontré leí un post en Libertonia que comparaba Gentoo con Debian. Como soy usuario de ambas distribuciones (tengo máquinas que corren una y la otra), me gustaría dar mi opinión al respecto.

Cuando entré en el mundo de Linux, allá por 1997, mi primera distribución fue Slackware. Después fui probando otras: RedHat, Conectiva, … Hasta que finalmente descubrí Debian. Probablemente esto sea inevitable: uno tiene que probar hasta encontrar la distribución que mejor le va.

Lo que me atrajo de Debian no fueron sólo sus aspectos técnicos, sino más bien su clara identificación con la filosofía del software libre: su contrato social (aunque la nota de Libertonia diga que estas cosas no interesan a los usuarios, esto no es verdad), su política de no ocultar los problemas, el hecho de que es soportado por su comunidad de usuarios, etc.

En cuanto a lo estrictamente técnico, algunas características destacables de Debian son:

* Su alto nivel de confiabilidad, estabilidad y estandarización.

* Excelente documentación. Muy completa.

* Posee un poderoso sistema de actualización de paquetes que es muy fácil de usar (apt-get).

* El repositorio de paquetes de Debian es posiblemente el más amplio que existe. Es por lejos, la distribución más completa.

*Un sistema de configuración de los paquetes coherente y poderoso (debconf).

* Un excelente instalador (Personalmente prefiero los instaladores en modo consola, ya que no dependen de que uno pueda configurar correctamente la placa de video para funcionar). La principal virtud del instalador de Debian es que uno puede hacer las cosas automáticamente si quiere, pero también puede controlar que está pasando e incluso cambiar a otra terminal virtual y ejecutar el comando que uno quiera.

Estos y otros aspectos hacen de Debian en mi opinión una de las mejores distribuciones en formato binario. Sin, embargo la estabilidad y la confiabilidad de Debian, tienen un precio: los paquetes de la versión estable de Debian suelen estar muy desactualizados (aunque cuando salga su próxima versión, Etch será bastante actualizada, al menos durante un tiempo). Por ello, quizás Ubuntu o GnuLinex (distribuciones derivadas de Debian) sean mejores alternativas para máquinas de escritorio (y son quizás más amigables para el usuario final).

Lo malo es que el sistema de dependencias de Debian es muy estricto. Especifica cosas como: el paquete X depende de la versión Y de la librería Z. Esto desde luego, es necesario para lograr que un sistema que se distribuye en formato binario sea realmente estable.

Los dolores de cabeza con Debian empiezan cuando uno por ejemplo tiene un sistema que corre la versión estable de Debian y necesita instalar un paquete en una versión diferente de la estable. (Claro que uno puede actualizar todo el sistema a “testing” o “unstable”, pero ¿poqué actualizar todo un sistema que funciona bien a una versión de prueba o inestable por un sólo paquete?. Además ello es claramente inaceptable en un sistema “en producción”). Por ejemplo me sucedió que necesitaba instalar una versión más actualizada del X porque la que venía con Debian no soportaba mi placa de video.

Ahí las cosas se complican: puede suceder que uno pueda, si las dependencias lo permiten, instalar la versión en “testing” (prueba) o que uno encuentre un backport. Pero si el paquete tiene dependencias, muchas veces es necesario recompilarlo para que funcione (o incluso modificarlo a mano, porque algunas dependencias pueden ser imposibles de satisfacer). No hay nada que hacerle: el código fuente es muchísimo más portable que los binarios.

Como me gusta probar software nuevo, pronto me encontré compilando un montón de paquetes. Esto también sucede cuando uno programa, porque para desarrollar software frecuentemente uno necesita la última versión de las librerías que va a utilizar.

Fue entonces cuando descubrí Gentoo: una distribución basada en código fuente. Gracias a su herramienta portage, automatiza el proceso de compilación, pero permite que el usuario especifique que opciones desea habilitar y cuales no para cada paquete (por medio de los parámetros USE), e incluso que optimizaciones debe usar el compilador (permitiendo por ejemplo generar paquetes optimizados para una determinada arquitectura, mientras que los paquetes binarios de Debian vienen compilados para intel 386, por lo que no aprovechan al máximo las capacidades de los procesadores modernos).

Al igual que Debian, Gentoo está soportada por su comunidad, y tiene un Contrato Social similar al de Debian.

La diferencia esencial es que cuando uno instala una distribución en formato binario, cede buena parte del control de su equipo a los desarrolladores de esta distribución (Ojo, esto no es necesariamente malo: si uno es un usuario no técnico, es mucho mejor confiar en técnicos expertos que hacerlo uno); en cambio con Gentoo retiene al máximo el control de su equipo: puede especificar exactamente que versión de un paquete desea instalar. Pero el control conlleva responsabilidades: con Gentoo hay frecuentemente que leer la documentación en detalle para ver como funciona cada cosa, y configurar los paquetes editando los archivos de configuración a mano. (De todos modos, la cesión del control de nuestro equipo que implica el uso de distribuciones binarias tiene una diferencia esencial si se trata de software libre, a la que ocurre al usar software privativo. Dicha cesión no es irrevocable. En cualquier momento en que lo necesitemos, podemos tomar el control en nuestras manos: descargar el código fuente, compilarlo y modificarlo)

Para desarrolladores y usuarios expertos, Gentoo viene como anillo al dedo. Permite hacer exactamente lo que uno quiera con su sistema, de una forma sencilla. Pero sólo la recomendaría para ellos: para el usuario no técnico, que lo último que quiere es tener que compilar cada paquete desde el código fuente y configurarlo editando los archivos de configuración a mano, Gentoo es una pesadilla (entre otras cosas: porque es muchísimo más complicado de instalar que Debian).

Otra situación en la cuál Gentoo puede ser útil, es como metadistribución, que sirva de partida para generar distribuciones en formato binario. Es por ejemplo, lo que hace la gente de Ututo.

En resumen: No hay una distribución que pueda ser todo para todos, o que sea universalmente mejor que otra. Cada cuál debe elegir la que más le guste teniendo en cuenta sus necesiadades y preferencias personales.

Anuncios

2 comentarios to “”

  1. Debian Etch oficialmente liberada « Algunos Bytes Libres Says:

    […] (basado en la versión release candidate 1) aquí (en inglés). También pueden leer mi artículo “Debian vs. Gentoo” donde explico los pros y los contras de […]

  2. sserp Says:

    Buenas

    Estoy de acuerdo con tu post excepto en un par de cosas, cuando utilizas debian y utilizas los paquetes binarios no solo los tienes con la arquitectura i386, puedes instalarlo con los paquetes binarios de multiples arquitecturas (amd64, i386, ia64, powerpc, alpha… entre otras) y si te bajas la imagen de instalacion de una arquitectura en concreto, todo los paquetes binarios estaran compilados para ser utilizados con esa arquitectura.
    Y continuando con los paquetes binarios existe una utilidad que es apt-build, la cual se baja los sources y los compila directamente (Incluyendo sus dependencias) puediendole especificar el nivel de optimizacion (de 0 a 3), quizas no te permite el nivel de personalizacion del emerge de gentoo pero aun asi ya es bastante.

    Un saludo, sserp.


Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: