Importando malas ideas: No al Canon Digital

Hoy leyendo barrapunto, me enteré de una muy mala noticia: parece que el diputado nacional Claudio Morgado, no tuvo mejor idea que importar una muy mala desde Europa: por iniciativa de un grupo de músicos (“Músicos argentinos convocados“) (como el mismo Morgado explica en un blog) está promoviendo un proyecto para promover la actividad musical, que se basa en un “Fondo de Fomento a la Cultura”, “conformado por los importes que se recauden por la implementación de un cánon a todo objeto que permita el almacenaje, grabación y/o reproducción de música e imagen.”
(artículo 21 del mencionado proyecto).

En España, donde el canon digital ha generado gran oposición, éste se plantea como una forma de compensación a los autores (o mejor dicho a los titulares del derecho de autor sobre ellas, que suelen ser los editores) por las copias no autorizadas de sus obras. Sin embargo, en Argentina la ley de propiedad intelectual 11723 no contempla la copia privada (y el proyecto de Morgado realmente no propone ninguna reforma en este sentido).

Había escrito un artículo sobre este tema pero creo que el que escribió Bea es mejor que el mio, así que los invito a leerlo. También los invito una vez más a leer sobre estos temas, el brillante libro de Lawence Lessig Free Culture (del que ya hemos hablado aquí, y que yo creo que ningún legislador debería dejar de leer antes de pretender legislar sobre estos temas).

No a la matriculación obligatoria Ha comenzado una campaña contra la Ley de Matriculación Obligatoria en la Provincia de Santa Fé(Argentina), que lamentablemente ya ha sido aprobada por el Senado de la provincia, y ahora está en discusión en la cámara de Diputados.

La matriculación obligatoria significarí­a entre otras cosas que sólo los matriculados en informática, estarían legalmente habilitados para confeccionar y distribuir programas, en dicha provincia. Esto es totalmente absurdo, porque como bien sabemos en la comunidad de software libre, muchos de los mejores programas informáticos no han sido escritos por informáticos (como por ejemplo suelo citar, GNU Octave un reemplazo libre de Matlab, que ha sido escrito por un quí­mico, el o el sistema de álgebra computacional Sage, creado por un matemático, entre otros muchos).

Es decir: como ya hemos dicho en otro artículo, la programación no es ni debe ser un arte hermético, reservado para unos pocos, sino que debemos concientizar a la sociedad de que todos podemos programar.

De aprobarse esta ley, restringiría las libertades de las personas, afectando derechos constitucionales como la libertad de “trabajar y ejercer cualquier industria lí­cita” (artí­culo 14 de nuestra Constitución Nacional) e incluso la libertad de expresión; consagrando a través del poder de coacción del Estado un monopolio privado, en beneficio exclusivamente de intereses corporativos, sin que la sociedad obtenga ningún beneficio por esta concesión (sin que exista ningún interés social a resguardar, que lo justifique como podría ser por ejemplo en el caso de los colegios médicos).

Finalmente este tipo de leyes de matriculación obligatoria, tampoco beneficia a los informáticos profesionales, ya que la matrícula significa un nuevo impuesto al trabajo.

Lamentablemente este tipo de leyes ya rige en otras provincias, como por ejemplo las Provincia de Entre Ríos, Córdoba y Misiones. Se ve que hay legisladores que creen que es creando muchas leyes como mejor será vista su tarea legislativa por la sociedad (Se escuchan con frecuencia en las campañas muchas frases del tipo “yo presenté x proyectos”), no se dan cuenta de qué el exceso de regulaciones puede ser sumamente perjudicial. Necesitamos pocas leyes, pero buenas; no muchas pero malas.

En el sitio de la campaña hay más información al respecto y se explica con más detalle porqué este tipo de leyes nos perjudica todos. Si tienes un blog o página web, puedes poner un banner en apoyo a esta campaña.